domingo, septiembre 26, 2010

Mas que un ejercicio físico, es un ejercicio político

¡Yo soy! –grita una ciclista. -¿quién?- responden algunos en el convoy en pedales. –El que no contamino- responde la chica y el coro sigue –¡Que sí, que no, el que no contamino!-
Así terminamos nuestra estancia en la ciudad de Puebla que entre sus calles, sentí lo indefenso de una como ciclista, pero también, lo importante que se "es" en una ciudad tan contaminada. Aun más que en Guadalajara –no sé si se porque no conozco la vialidad de sus calles- los motores poblanos pasan cual ráfaga amenazante de un rudo viento. Los automovilistas; seas mujer, hombre, adulto o payaso; te pasan por igual y no es que busquen sacarte de la calle… mas bien ni siquiera nos ven.

Foto: Karenina Casarín

Después de tocar la realidad poblana con la que los ciclistas se enfrentan, el viernes por la mañana llegamos donde las experimentaciones, retos, logros y continuos trabajos se comprenden como parte de la lucha diaria en pedales. Desde 25 localidades distintas del país, nos reencontramos en este III Congreso Nacional del Ciclismo Urbano celebrado en esta ocasión en la ciudad de Puebla.

Los sueños durante el trayecto en camión, me recordaron el segundo Congreso que fue en Guadalajara y que nos tocó la normal come-uñas llamada tensión. Pero todo fue un deleite al encontrar otras voces que en otros horizontes, hacen lo mismo que uno: luchar por transformar.

Foto: Karenina Casarín
Gracias a los voluntarios que cuidaban todos nuestros "caballos de lucha"

En Puebla, invitados de Ecuador y Chile, así como grupos organizados del país, hablaron sobre sus experiencias en el crecimiento de su organización ciudadana. Que los concursos de cuentos de Arriba e´la chancha en Chile, la participación política y la legislación de la ley de la bicicleta, el aprendizaje sobre mecánica básica, la bicipública, las casas ciclistas de Bicitekas y Gdl en Bici, el World Naked Bike Ride en Morelia, los planes de movilidad en Sevilla, las bicis blancas, los pedalazos en Chiapas, Las ceibas en Oaxaca, las estrategias en Aguascalientes, y y hasta el viaje al sur de un ciclista solitario. Todo fue posicionándose como piernas que resisten el camino empinado, de esta construcción por mejores ciudades para la movilidad no motorizada. Y aunque cueste, las reacciones ciudadanas siguen en pie; tal es el ejemplo del auto maceta instalado el Día Mundial Sin auto en Guadalajara o la búsqueda de equidad con los proyectos de Paseo a Ciegas que inició en México DF y se expande por más ciudades.

De varias charlas saco muchos suspiros, ciertas ideas y muchas motivaciones. Como una alegre marea chapoteo en las rocas del presente y acarició esta realidad inexplicable. Nos vimos muchos, entre doscientas personas y más curiosos; sabemos que seguimos logrando motivaciones que alguna vez creímos imposibles, o al menos no tan fáciles. Y lo hicimos.

Foto: Karenina Casarín


“Muchos de los problemas en temas de movilidad es a partir de esta mala administración pública. Hay tendencia a trabajar en la parte sur” describe Christian Medrano de “Andando en bici carajo” que parece que habla de México pero resulta que viene de Ecuador. Mientras que a la mayoría de la gente se le olvida por qué le gusta vivir ya que nunca sonríe en las calles. Estos compañeros del sur se suman al Sumak Kawsay (quechua) o Suma Tamaña (aymara) que significa Buen vivir o Vivir bien. “Nos reconocemos como mestizos, indios y españoles en una parte de nuestros seres, pero en esta lógica la cosmovisión del mundo indígena desarrolla parte de nuestra filosofía”. Si alguien no conoce el término Sumak significa plenitud, sublime, excelente, magnífico, hermoso, superior y Kawsay: sida, ser estando. El buen vivir es un escudo más para esta lucha contra el egoísmo capitalista. Terminaron su ponencia con una frase que se nos clavó en la sangre: la bicicleteada “Mas que un ejercicio físico, es un ejercicio político”.

Como libélulas, mariposas, mantis, y todo tipo de energía alada en nuestras dos ruedas; cantamos, gritamos y compusimos el pedaleo nocturno por Puebla como final del Congreso. Con la cohesión, comunicación y corcheo (que acá en guanatos le llamamos Mantis y Libélulas) acercamos las miradas de diversos curiosos por las calles.

Y gritábamos:

¡Yo soy, yo soy! la puebla bicicletera
Que no contamina ni gasta gasolina

También entonábamos repitiendo cada estrofa después de la voz guía...

Andar en bici es lo mejor,
así no gasto en el camión,
no contamino y hago ejercicio,
andar en bici ese es mi vicio.
mientras mas pedaleo mas me doy cuenta
que la bicicleta tiene la respuesta
no mas trafico no mas smog
yo voy pedaleando por un mundo mejor

La creatividad de los ciclistas no sólo se percibe en utilizar el mejor vehiculo para las ciudades caóticas y esquizofrénicas; sino también en sus consignas que son regalos de información para los que nos rodean o ven pasar. Aprendámoslas!

Ese mismo sábado 25 de septiembre partimos de regreso a Guadalajara. Yo con los huaraches húmedos y la cara fresca; el corazón grandote y la motivación a flote; recuperé más esperanza para seguir. Nos vemos en Monterrey 2011 con nuestros compañeros del Pueblo Bicicletero.








1 comentario:

luis dijo...

Lindo el recorrido por el congreso, gracias por compartirlo...

y si para la gente que cree en el ejercicio cotidiano de la bicicleta que es politico....

arriba la bicicleta comprometida