lunes, diciembre 12, 2011

Tejer en mixe

Wijën Kajën. Dos palabras en mixe que significan despertarse y desenrollarse, pero juntas definen una filosofía: saber y conocer para la comunidad. En Jaltepec de Candayoc su cultura no sólo se resguarda en su idioma sino en su trabajo por retomar lo que les han usurpado: sus tierras, su bienestar, su comun-unidad, su tranquilidad de vida. Como en muchas poblaciones saben que el problema se encuentra en las mañas de su instinto y la historia olvidada, sin embargo en este instinto se encuentra también su esperanza de sobrevivencia y el respeto natural a lo que les rodea.

Salvarguardar las lenguas no es sólo para dialogar sin que otros entiendan o para que se escuche bonito, sino por recordar y actuar desde la cosmovisión que creó estas palabras. Algunos estudiantes universitarios del Instituto Superior Intercultural Ayuuk, mejor conocido como la ISIA, piensan de esa manera. Quieren ser parte de la solución de conflictos entre comunidades, ser mediadores en la información y los problemas en sus tierras, quieren trabajar medios informativos y virtuales a favor de sus tradiciones.

En el ISIA se trabajan camas de siembra.
Foto: Karenina Casarín

El pasado 9 y 10 de diciembre, me presenté frente a once corazones jóvenes que estudian la Licenciatura en Comunicación para el desarrollo social, en este Instituto intercultural. La razón fue el taller intensivo de periodismo que cerraría el proceso semestral que el periodista y académico Sergio René de Dios había tenido con ellos en educación a distancia.

Aparte de la interesante sesión de más de 12 horas en dos días, el contacto con la comunidad, su cariño, los caminos, las nubes, los árboles frutales, los problemas ambientales, la comida y sus festejos fueron parte del re-conocimiento y el deleite.

En el taller de periodismo en el ISIA. Trabajando los ajustes de notas informativas.
Foto: Karenina Casarín

Para entender por qué la población Jaltepec es de Candayoc y por qué existen habitantes de más de 14 pueblos de los alrededores viviendo en ese mismo territorio, fue un tema de conversación con alumnos y coordinadores de áreas educativas y administrativas de la ISIA. “este pueblo es una consecuencia de lo que sucedió allá” relataron en la cena de tlayudas con quesillo. Existen algunas pistas en Internet para saber más al respecto, pero no es lo mismo que ver la tradición salir de la voz y mirada de quienes aun recuerdan, de quienes aun luchan.
Por estos territorios los monocultivos también rodean y amenazan. Ranchos de 15 hectáreas siguen sacando sus 10 mil cajas de limones y se pelean los costos cada dos horas cuando se contacta con “el mercado”, según lo dicho por voces de taxistas, profesores, amas de casa o cocineras. El eucalipto, la caña y el maíz híbrido también presionan mientras que, si caminas por los caminos de Jaltepec te encuentras tamarindos, mangos, guayabos, naranjos, plátanos, aguacates y maracuyá abiertos a quien guste acercarse. Algunos pobladores se han dejado vencer por los ingresos, y otros resisten protegiendo la tierra con su trabajo en policultivos o conociendo más experiencias agroecológicas como los cultivos agroforestales.

-Mëkiëpë- se saludan los pobladores entre ellos, –buenas tardes- nos dicen a los foráneos. Probablemente con el tiempo vean común nuestro respeto al saludarles también en mixe, al trabajar también la cosmovisión. Como cantó por ahí el uruguayo Gustavo Pena “Todo tiene un tiempo, vos y yo tenemos la alegría”.

De entre mi consumo visual sobre todo lo que se oculta en lo verde de la naturaleza, percibí que a pesar de que el cocuite –árbol que puede crecer fácilmente con un “codito”- se dé en muchos estados del país como mi Jalisco, en estos terrenos veracruzanos y oaxaqueños lo usan más como horcón o cerca para los terrenos. Aparte de ser un árbol que crece dando sombra desde la cerca, en marzo y abril da unas bella flor, y si machacas y hierves 250 grs. de hojas en un litro de agua para mojarte la cabeza quita el dolor, según voces del pueblo que lo han intentado.

Un reto en el periodismo -les contaba a estos jóvenes de entre 19 y 22 años de edad- es que la pasión no se deje vencer por lo complicado que puede llegar a ser producir, transmitir realidades, que alguien las consuma y que sirvan de algo. El camino es el aprendizaje y la experimentación parte del placer. Aprender de ustedes fue un gusto.

El grupo (aunque faltan dos).
Foto: Karenina Casarín

Después pensando en todo lo que traté de transmitirles en esos intensos momentos, reflexioné. Puedo no comprender por ser de muy lejos, puedo no haber vivido lo que su sangre ha soportado, sin embargo mi andar se encuentra también en este mundo de adversidades. Soy mujer, nací en una ciudad y quiero entenderme con la tierra para trabajar junt@s. Nuestra tarea: utilicemos las leyes de la naturaleza a nuestro favor para lograr solucionar los problemas generados por las guerras. Ahora nuestro tiempo se abandera hacia el Buen vivir.

6 comentarios:

ALEX CASARIN dijo...

ESTE TIPO DE EXPERIENCIAS QUE NOS TRANSMITES , NOS ABREN LSO SENTIDOS Y EL CORAZON , RECONOCIENDO QUE NO TODO ES AVENIDAS LLENAS DE COCHES , RELOJES PERSIGUIENDO NUESTRO TIEMPO Y EN LA CARRERA POR CONSEGUIR DINERO..... GRACIAS Y FELICIDADES

ALEX CASARIN dijo...

ESTE TIPO DE EXPERIENCIAS QUE NOS TRANSMITES , NOS ABREN LSO SENTIDOS Y EL CORAZON , RECONOCIENDO QUE NO TODO ES AVENIDAS LLENAS DE COCHES , RELOJES PERSIGUIENDO NUESTRO TIEMPO Y EN LA CARRERA POR CONSEGUIR DINERO..... GRACIAS Y FELICIDADES

Gerardo Pérez dijo...

Me encanta ver cómo a través de tus imágenes y palabras eres capaz de transmitir tu vida, tu plenitud, tu sensibilidad. Y me quedo con dos palabras para meditarlas (o "rumiarlas" que me parece una palabra más acorde si la intención es que se hagan vida) de la cosmovisión mixe que señalas en tu escrito: despertarse y desarrollarse.

Unknown dijo...

hola!!

para nosotros también fue un gusto estas trabajando contigo,por que al igual que nosotros tú tienes muchas experiencias y fue un gusto que las hayas compartido con nosotros. muchas gracias y te esperamos con los brazoa abiertos..


que Dios te vendiga y que sigas transmitiendo tus experiencias con los demás ya que son las que nutren el caminar de cada ser humano en este mundo.

saludos...leandro.

Laura Alcázar dijo...

Y a qué conclusión llegaron los chavos?

Saludos!!!
Laura

Anónimo dijo...

Hola soy Dennis Karenina de Republica Dominina , es lindo encontrar alguien con tu mismo nombre, pues en mi pais es poco comun, tu pagina es muy linda.
si quieres puedes escribirme a dennisbrito72@hotmail.com

Yo comparto tus obras de labor social per de otra forma , pues soy Bombero voluntaria, un abrazo